Oleato de Romero
/ / Como hacer Oleatos de plantas y flores en aceites vegetales

Como hacer Oleatos de plantas y flores en aceites vegetales

Un oleato es un aceite con propiedades, que obtenemos mediante la maceración de las plantas, flores o semillas en un aceite vegetal, el proceso traspasa los principios activos de la planta al aceite, dependiendo de las plantas o flores que utilicemos podremos obtener unas propiedades u otras. Es un proceso muy sencillo y que se puede hacer en casa. En este articulo os vamos a contar como hacemos nosotras nustros oleatos de plantas y flores en aceites vegetales.

Nosotras utilizamos los oleatos para elaborar nuestros jabones y cremas naturales, y así potenciar sus propiedades, pero se le puede dar otros usos: para masajes externos o uso culinario.

¡¡Vamos a ello!!

  1. ¿Qué necesitas para hacer un oleato?
  2. ¿Qué aceite elegir?
  3. ¿Qué plantas elegir?
  4. ¿Cómo lo hacemos?

¿Qué necesitas para hacer un oleato?

-Bote de cristal hermético limpio (una vez limpio rocíale con alcohol y deja que se evapore) y seco, si puede ser con la boca ancha, para facilitar la introducción de las plantas.

– Plantas, flores o semillas secas que elijamos, luego veremos algunas de las más utilizadas.

-Aceite vegetal preferiblemente bio o ecológico, se puede utilizar cualquier aceite vegetal, los mas utilizados son: oliva virgen, almendras y jojoba.

-Un colador de tela, o en su defecto puedes poner un trapo de algodón sobre el colador para evitar que se nos cuele restos de las plantas

-Otro bote de cristal limpio y seco, para almacenar nuestro oleato, si es posible de color oscuro, o en su defecto lo puedes tapar con trapo oscuro o con papel.

¿Qué aceite elegir?

Todos los aceites vegetales pueden usarse para un oleato, vamos a examinar los más utilizados para un uso cosmético o para tratamientos de dolencias.

Aceite de Oliva virgen: Es el más utilizado en oleatos tradicionalmente, es fácil de conseguir, extraordinario para la piel, es nutritivo, cicatrizante, calmante y emoliente, combate la sequedad y las grietas de la piel, además aguanta muy bien sin ponerse rancio, hasta 12 meses bien conservado. Para nosotras es el preferido, por sus resultados en los productos, unos de nuestros jabones mas vendidos, es el de Alepo, que hacemos con un macerado de aceite de oliva virgen en bayas de laurel.

Almendras: Este aceite tiene una propiedad que lo hace ideal para hacer oleatos que vayamos a utilizar para masajes externos, penetra muy bien en la piel, con lo que se asimilan mejor las propiedades del macerado, por sus propiedades hidratantes deja la piel muy suave, pero también es antiinflamatorio y emoliente, Sin embargo, aguanta peor el paso de los meses, se estropea antes que el de oliva, por lo que os aconsejamos hacer este oleato en pequeñas cantidades. No recomendamos su uso para personas con alergias a los frutos secos.

Jojoba: Otro de nuestros favoritos sobre todo para utilizar en cremas, también va muy bien para masajes externos, su composición hace que aporte una nutrición extra para las pieles secas, y para las pieles grasas es un excelente equilibrante. También es muy fácil de aplicar directamente en la piel porque penetra muy bien.

¿Qué plantas elegir?

La plantas, flores o semillas (también puedes utilizar ramas u hojas) que utilicemos para nuestro oleato deberán estar secas, las puedes recoger frescas (para cortarlas utilizar unas tijereas de podar o un cuchillo, pero recuerda esterilizarlo antes para no dañar las plantas), y secarlas en un lugar oscuro y ventilado, colgadas boca abajo. También puedes hacer un oleato con varias plantas diferentes para combinar sus propiedades.

Esta seria una selección de las mas comunes

Lavanda: Utilizaremos sus flores secas, es una planta maravillosa por sus muchas propiedades y por que es muy común, con lo que te será fácil recolectarla. Es antiinflamatoria, calmante y relajante, también es muy eficaz para la picadura de mosquito o abeja, también regenera y ayuda a la cicatrización de la piel. Nuestro jabón de Lavanda esta elaborado con un macerado de lavanda en oliva virgen extra.

Hipérico: Utilizaremos sus flores secas, también es conocida como hierba de san juan, tiene propiedades antisépticas, analgésicas y antivirales, muy recomendable para pieles grasas y con eczemas, por sus propiedades cicatrizantes y astringentes. Este oleato no es recomendable usarlo si nos vamos a exponer al sol, el hipérico es foto sensibilizante y puede dejar manchas en la piel.

Romero: Se puede preparar con ramas y hojas, este aceite esta muy indicado para combatir la dermatitis, el romero es un potente antiinflamatorio y un calmante natural. Se puede usar el aceite de romero para masajear directamente en el la piel.

Caléndula: Se utilizan los pétalos de la flor secos, tiene propiedades regenerativas y también analgésicas, va muy bien para pieles atópicas, con dermatitis, con eczemas y sensibles como la piel de los bebes, también para picaduras. Nuestro jabón de Caléndula y manzanilla lo elaboramos con oleato en oliva virgen de estas dos plantas maravillosas.

Manzanilla: Se utilizan las flores secas, tiene propiedades antioxidantes y relajantes, antiinflamatorias y calmantes.

Tomillo: Se pueden utilizar ramitas y hojas, el tomillo es otra de las plantas más conocidas y fácil de encontrar, tienes propiedades antibacterianas, indicado para pieles con acné, es muy hidratante, regenerador y tonificante.

¿Cómo lo hacemos?

Se puede hacer en frio o caliente, nosotras los hacemos en frío porque nos gusta más el resultado.

En este articulo veremos cómo hacerlo de dos formas distintas, pero siempre en frío.

-Recolectar las plantas deseadas, las secamos colgándolas boca abajo en un lugar oscuro y ventilado, elegimos la parte de la planta que vayamos a utilizar, ramas, hojas, flores o semillas.

-Llenamos de planta seca del bote de cristal, rellenamos el bote con el aceite que hayamos elegido, removemos bien comprobando que no queden huecos entre las plantas, tienen que estar cubiertas de aceite totalmente, cerramos el bote, y etiquetamos el bote indicando el aceite, la planta utilizada y la fecha de envasado, para no confundirnos y para contralar correctamente los días de maceración.

– En el siguiente paso podemos elegir entre dos formas diferentes.

1. Guardamos el bote en un sitio oscuro durante 40 días, volteamos el bote cada 24 horas.

2. Este método se llama coloquialmente “al sol y serena”, consiste en dejar el bote de cristal durante 21 días en un lugar donde por el día le de el sol (cuidar que no sea luz solar directa, lo puedes colocar delante de una ventana o un balcón) y por la noche la luz de la luna, deberás voltear y mover el bote cada 24h.

-Una vez trascurrido el tiempo de maceración, nos disponemos a colar el aceite para almacenarlo en otro bote limpio y seco y a ser posible oscuro con un colador de tela, o su defecto pondremos en nuestro colador una tela de algodón, para no dejar pasar restos de planta a nuestro oleato, y volvemos a etiquetarlo.

Pues ya tendríamos nuestro oleato preparado para usarlo para hacer vuestras propias recetas de cremas, jabones o simplemente como aceite de masaje.

Nos leemos en el próximo post!!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.